Hoy en día la inteligencia de negocios marcará el futuro de las empresas.

La inteligencia de negocios es un término tecnológico que sirve de paraguas a los datos, cálculos y análisis dentro de las operaciones de negocios. Mucho más que una “cosa” específica, la inteligencia de negocios es más bien un término general que cubre los procesos y métodos de recopilación, almacenamiento y análisis de datos de operaciones o actividades comerciales para optimizar el rendimiento. Todas estas cosas se unen para crear una visión integral de un negocio con la finalidad de ayudar a las personas a tomar mejores y más viables decisiones.

Ejemplos de inteligencia de negocios:

  • Minería de datos
  • Generación de informes
  • Métricas y valores de referencia de rendimiento
  • Análisis descriptivo
  • Generación de consultas
  • Análisis estadístico
  • Visualización de datos
  • Preparación de datos

¿Por qué es importante la inteligencia de negocios?

En pocas palabras, la inteligencia de negocios ayuda a las personas a tomar mejores decisiones comerciales al mostrarles datos actuales e históricos dentro de su contexto empresarial. Ofrece valores de referencia de rendimiento para que el negocio funcione de manera más fluida y eficiente. Ayuda a las personas a detectar tendencias de mercado para aumentar las ventas o los ingresos. Cuando se usa eficazmente, puede incluso ayudar con el cumplimiento y con los esfuerzos de contratación. Casi cualquier aspecto empresarial se puede mejorar a través de la inteligencia de negocios.

La transformación digital ha creado un flujo masivo de información y no tiene visos de estarse desacelerando. Los datos están en todas partes, todo el tiempo, y ahora están profundamente arraigados en los procesos de negocios de organizaciones de todos los tamaños. Ahora todo el mundo espera poder acceder y utilizar nueva información para informar las decisiones del día a día y calmar la curiosidad de su negocio sobre los nuevos caminos a seguir.

De qué manera la inteligencia de negocios puede ayudar a las empresas a:

  • Identificar áreas o maneras de aumentar las ganancias.
  • Analizar el comportamiento del cliente
  • Comparar datos con empresas competidoras
  • Hacer un seguimiento del rendimiento de la empresa
  • Optimizar las operaciones de la empresa
  • Predecir el éxito de nuevas empresas
  • Identificar las tendencias del mercado
  • Identificar cualquier asunto o problema del negocio

Cómo funciona la inteligencia de negocios

Las empresas tienen preguntas y objetivos. Para responder a estas preguntas y hacer un seguimiento de cómo se están desempeñando en relación con estos objetivos, recopilan los datos necesarios, los analizan y determinan las acciones que deben tomarse para que la empresa avance.

Analicemos un ejemplo práctico, la empresa de servicios financieros, Charles Schwab, utilizó la inteligencia de negocios para obtener una vista completa de todas sus sucursales en todo Estados Unidos a fin de comprender las métricas de rendimiento e identificar áreas de oportunidad. El acceso a una plataforma de inteligencia de negocios central le permitió a Schwab reunir todos los datos de sus sucursales en una sola vista. Ahora los gerentes de sucursales pueden identificar clientes que podrían tener un cambio en sus necesidades de inversión. Y la dirección ejecutiva puede rastrear si el rendimiento de una región está por encima o por debajo del promedio y hacer clic para ver las sucursales que impulsan el rendimiento esa región. Esto lleva a más oportunidades de optimización junto con un mejor servicio para los clientes.

En el aspecto técnico, los datos sin procesar se recopilan de la actividad del negocio. Los datos se procesan y luego se guardan en los almacenes de datos. Una vez almacenados, los usuarios pueden acceder a los datos, iniciando el proceso de análisis para responder preguntas de negocios.

La diferencia entre la inteligencia de negocios y el análisis de negocios.

El análisis de negocios es un subconjunto de la inteligencia de negocios. Según el glosario de TI de Gartner, “el análisis de negocios incluye la extracción de datos, el análisis predictivo, el análisis aplicado y las estadísticas”. En resumen, las organizaciones realizan análisis de negocios como parte de su estrategia de inteligencia de negocios más grande.

El análisis de negocios no debe ser un proceso lineal porque responder una pregunta probablemente dará lugar a preguntas de seguimiento y reiteraciones. Más bien, piensa en el proceso como un ciclo de acceso a los datos, descubrimiento, exploración e intercambio de información. Esto se denomina ciclo del análisis, un término moderno que explica cómo las empresas utilizan el análisis para reaccionar ante las preguntas y expectativas cambiantes.

Más información en nuestro informe sobre el ciclo del análisis y otros términos de inteligencia de negocios.

Herramientas de inteligencia de negocios

Muchas herramientas de inteligencia de negocios de autoservicio agilizan el proceso de análisis, facilitando que las personas entiendan sus datos sin el conocimiento técnico para hurgar ellos mismos en los datos.

Una de las formas más comunes de presentar la inteligencia de negocios es a través de la visualización de datos. Los seres humanos son criaturas visuales y están muy en sintonía con los patrones o las diferencias en los colores. Las visualizaciones de datos presentan los datos de una manera más accesible y comprensible. Las visualizaciones compiladas en dashboards pueden contar fácilmente una historia y resaltar tendencias o patrones que no necesariamente se podrían descubrir fácilmente al analizar manualmente los datos sin procesar. Esta accesibilidad también permite más conversaciones en torno a los datos, lo que genera un mayor impacto en el negocio.

Lee el informe sobre la evolución de las tendencias de inteligencia de negocios.

La diferencia entre la inteligencia de negocios tradicional y moderna.

En el pasado, las herramientas de inteligencia de negocios se basaban en un modelo tradicional de inteligencia de negocios. Este era un enfoque de arriba hacia abajo en el que la inteligencia de negocios estaba dirigida por la organización de TI y la mayoría, si no todas las preguntas de análisis, se respondían mediante informes estáticos. Esto significaba que si alguien tenía una pregunta de seguimiento sobre el informe recibido, su solicitud iría al final de la cola de informes y tendrían que comenzar de nuevo el proceso. Esto generaba ciclos de generación de informes lentos y frustrantes, y las personas no podían aprovechar los datos actuales para tomar decisiones.